Tangram persa (IKCO Paykan)


El mundo automovilístico vivía una gran efervescencia  en los magníficos años ’60.  El pomposo mundo occidental había convertido al coche en un producto de consumo más.  Señalado como icono de la libertad y de prosperidad  y en el motor de de la economía.  Las Grandes de Detroit extendían sus tentáculos allende los mares con ansia por copar los mercados más diversos.  En la Inglaterra de aquellos años empezaba a verse  que todo no valía pero pocos (nadie) quiso hacer caso.  Mahmoud Khayami creyó que Irán, su patria, necesitaba su propia parte del pastel.  Lejos de intentar fabricar un cochecito o similar que dejase contento momentáneamente a los necesitados  ideó el fabricar un coche hecho y derecho que sentase las bases de la industrialización de su país.  Khayami fundó la ایران خودرو (‘Iran Khodro Industrial Group’ IKCO’) con el noble objetivo de fabricar, vender y exportar vehiculos.  Ante la imposibilidad de empezar desde cero buscó y rebuscó entre la oferta mundial el coche adecuado para su pueblo.  El muy británico Grupo Rootes veía como la poco a poco iba perdiendo cuota en las Islas Británicas y como al estar en la omnipresente Chrysler Corp. las exportaciones chocaban con los productos nacionales (SIMCA, Barreiros…). Fue cuestión de tiempo acercarse a Khayami. Ya en 1967 empezaban a montarse en Teheran los nuevos Hillman Hunter, rebautizados como ‘Paykan’, con piezas exportadas desde las Islas.  El Hunter era un coche lo suficientemente  sencillo como para montarse por manos inexpertas y sofisticado como para cubrir las necesidades de cualquiera.  El éxito fue inmediato.  A mediados de los ’70 era difícil ver otro coche que no fuese un Paykan, hasta el punto que se le conoció como la ‘Carroza Iraní’.  Cuando Peugeot se hizo con las marcas europeas del Grupo Chrysler liquidó enseguida la producción originaria del Hunter y trasladó la linea de motores (única parte que ya no fabricaba IKCO) a Irán.  También podía solicitarse con el irrompible motor de gasolina del Peugeot 504.  A medida que avanzan los años el vetusto coche va Peugeotizandose adquiriendo partes del ¿moderno? 405 que también fabricaban.  Ya en el nuevo milenio el gobierno Iraní, enfrascado en sus planes atómicos, se sensibiliza con su pueblo y propone un gran incentivo monetario a IKCO para que cese (de una vez) la producción tras considerarlo como una amenaza ecológica (!), vial (!!), y laboral ya que seguía produciéndose a la antigua (!!!).  Temas como la contaminación, el consumo desorbitado, la siniestralidad y el poder atómico calaron hondo en la sociedad Iraní.  Así que con los medios de que disponían nació el “nuevo Paykan”, el Samand.  Éste no era más que un 405 convenientemente maquillado con motor y transmisión (al eje trasero) tomados directamente del antiguo Paykan (!!!!) que compartía concesionario con el 405 “europeo” con motores diversos y el ROA (405 con motor europeo y tracción trasera “hillman”), y la versión pick-up y los remanentes de stock del modelo sustituido (estos últimos liquidados en dos años).  Las andanzas del correoso Hillman no acaban en el 2005 (leyeron bien:  2005).  La linea de producción y utillajes fueron vendidos a Sudán con la intención de motorizar el país.  IKCO tiene acuerdos para fabricar (y de hecho fabrica) en varios países sus distintos modelos.   Mors certa, hora incerta.

samand

¡!

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en berlina grande y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Tangram persa (IKCO Paykan)

  1. Manuel dijo:

    Por desgracia desde 2007 se ve el Samand en Venezuela… Supuestamente ensamblado en una vieja planta de FIAT en el Estado Aragua (Venezuela) que fue abandonada en 1996 con la quiebra de “FIAT Automoviles de Venezuela”… Pero la realidad es otra: se vendieron pocos y sólo a Militares y a “amigos” cercanos del gobierno de Hugo Chavez y bajo acuerdos poco honestos, no existe red de agencias/servicio al cliente ni de repuestos (partes de recambio) y más del 60% de los vendidos andan fuera de circulación por falta de repuestos (partes de recambio); además que la calidad eraa inferior al original iraní y escondía ese “convenio Venezuela-Irán” un oscuro fin real (red de narcotráfico, armar a grupos irregulares terroristas y hampa común, azotar a los ciudadanos bajo la cultura del miedo de modo jamás visto… sutil pero bajo militares y criminales)

    • Gracias por el comentario. La flora y fauna automovilísticas sudamericanas es digna de estudio. Pero es tremendamente laberíntica y la desconozco casi por completo. Espero más comentarios tuyos que nos den luz. Los de los Samand venezolanos con calidades inferiores debió ser una especie de de venganza del chavismo contra su propia gente 😉

  2. kalin14 dijo:

    …parecía un hibrido de Dodge Dart con frontal de Chrysler 150…, por cierto y después de tanto darle matraca a Hispanos y Pegasos, para cuando una mención a Don Ettore…Barreiros?, salu4cactus…

  3. El del 1500 dijo:

    Miuchos eran usados como “taxi color naranja” en Teherán. Cuando los taxistas dan su bendición a un coche, no cabe duda de que es fiable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s