Principe sin corona. (Vanden-Plas Princess 4-Litre R)


En los felices sesenta la British Motor Corporation (BMC) se atrevía con todo.  Los autos ingleses (todavía) eran la referencia mundial en muchos aspectos y copaban todas las categorías.  Fruto de ese atrevimiento se les ocurrió fabricar una berlina de autentico lujo a un nivel cercano de los extasiados Rolls-Royce para luchar de tú  tú con los Mercedes y Cadillac a un precio suficientemente competitivo.  En la British contactaron con la Rolls y entre las dos modificaron lo suficiente un Austin A-110 para crear el extraño Vanden-Plas Princess 4-litre R.  La marca de superlujo enseguida se interesó por el nuevo proyecto.  Deseaban agrandar su gama con un modelo más accesible y con mayor volumen de ventas y de paso colocar su motor de 6 cilindro y la opción que le brindó la BMC les pareció propicia.  Como todo buen coche inglés el Princess 4-litre R era una buena idea pero mal realizada.  A la carroceria del A-110 se le elevó el coche y se le verticalizaron las lunas para que los pudientes propietarios pudiesen ir erguidos.  También se modificaron el morro y la trasera para hacerlo más acorde con su nuevo estatus amén de un interior lujosisimo y un equipamiento de escándalo.  El motor Rolls de 6 cilindros no mejoraba ampliamente las prestaciones del motor Austin pero si que tenía un mantenimiento mucho más complejo, y caro, y una sed descomunal.  El pedigrí que proporcionaba el ilustre motor se difuminaba al saber que la pretendida berlina lujosa lo compartia con el Austin Champ y otros vehiculos ¡¡militares!!  El precio de tan magna obra era tremendamente caro (era de los pocos coches ingleses en lo que TODO funcionaba bien) y las previsiones de fabricar 100 a la semana rápidamente se cambiaron a 200 al año.  En los siguientes años BMC siguió ofreciendo coches más peculiares y la aventura de ofrecer una autentica berlina de lujo (o coches normales) se fue diluyendo a la par de la marca Vanden-Plas.  Viendo el éxito del 4-litre y del R-R Silver-Shadow en Crewe se olvidaron de berlinas menores y una más que probable versión Bentley se quedó en el tintero. Años más tarde murió sin sustituto. Lo del Vanden-Plas Princess 18-22 y lo del Allegro “de lujo” fueron el tiro de gracia. 

 

Se rumorea que la R provenía de “realeza” pero que lo obviaron por la peculiar indiosincracia de la aristocracia británica.

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en berlina de lujo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Principe sin corona. (Vanden-Plas Princess 4-Litre R)

  1. Pingback: Tangram persa (IKCO Paykan) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  2. Pingback: a·sáʼ pa·ním (MG RV8) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  3. Pingback: Pasen y vean.(Mohs Ostentatienne Opera) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  4. Pingback: Mitad y mitad.(Triumph Mayflower) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s