I want to break free (Brabham BT46B “Fan car”)


A finales de los setenta la Formula Uno era un hervidero de nuevas ideas.  Ingenieros muy capaces se mezclaban con pilotos poco temerosos y con circuitos rápidos.  A nadie le importaba demasiado cualquier cosa que no fuese correr más rápido y ganar.  Sobre todo ganar.  Temas como las audiencias televisivas o ganar dinero quedaban al margen.  Los nuevos patrocinadores (algunos nada tenían que ver con el mundo del motor) sufragaban gastos para que el espectáculo fuese cada vez mayor.  Los Lotus de Sir Colin Chapman  guardaban en secreto la receta mágica para correr más y más.  En Brabham, con el gran Lauda de piloto eran conscientes que los mejores tiempos ya habían pasado.  Su coche era lento y pesado.  Montaban el vetusto motor de doce cilindros opuestos Alfa Romeo.  Al ser un motor bajo y plano el ingeniero jefe, un tal Gordon Murray, tenía ciertos problemas para colocar los radiadores sin perjudicar a la aerodinámica, colocandolos en posición horizontal comprometiendo asó la refrigeración.  Murray, chico listo, fue el primero en descubrir el secreto de los Lotus.  Lejos de montar un diferencial activo como suponían los demás, los autos ingleses habían puesto en práctica el efecto suelo.  Dos venturis situados en los laterales a ambos lados del coche y unas faldillas oficiaban el milagro.  Cuanto más corria el Lotus más se aspiraba al asfalto.  Debido a la idiosincrasia (ancho) del motor era imposible montarlos en el Brabham así que haciendo gala de una audacia sin parangón se resiseño toda la trasera para motar un… ventilador al más puro estilo Chaparral.  La idea era que el motor accionase al ventilador y este apretase el coche al circuito.  El ya de por si poco potente 12 cilindros perdia con la jugada entre 20 y 30cv y ganaba un considerable número de kilos.  El reglamento no permitía (ni permite) elementos aerodinámicos móviles así que la excusa para montarlo fue para solventar los problemas endémicos con los radiadores (!).  El nuevo BT46″b” fue probado en secreto por Niki Lauda.  La mejora en las prestaciones en paso por curva eran increiblemente superiores.  Eso si, debía acelerar donde antes frenaba para conseguir un agarre superior.  En el GP de Suecia del 78 el Brabham BT46B debutaba oficialmente.  Los pilotos tenían la orden de no acelerar con el coche parado ya que la succión de ventilador los pegaba al suelo sin disimulo alguno y los comisarios y los rivales se podía percatar enseguida de la trampa.  los Brabham de Lauda y Watson se calificaron justo detras del poleman Andretti que pilotaba el Lotus, también con efecto suelo.   Watson tuvo un problema en el motor en la vuelta 19 dejando un charco de aceite en medio de la pista.  El resto de pilotos de la parrilla adecuaban la velocidad para no patinar en exceso, excepto Lauda que pasaba como si nada.  Andretti rompía también motor cuando ya marchaba por detrás del austriaco.  Lauda ganó la carrera, según él la más fácil de su vida.  Acto seguido Colin Chapman pone a trabajar a sus hombres para añadirle un ventilador a sus coches.  Los demás equipos se quejaron con firmeza.  Bernie Ecclestone, el dueño del equipo,  mandó quitar el ventilador.  El tito Bernie estaba más preocupado por no enfadar a sus colegas para conseguir los apoyos suficientes para mandar en la FOCA (asociación de constructores de la F1).  La indisimulada codicia de Ecclestone y su afán por acaparar poder dinero le llevó a conseguir el 23% de las ganancias televisivas y llevar las carreras al puerto de Valencia.  La Formula 1 dejó de ser el escaparate tecnológico para convertirse en el (literalmente) Gran Circo.  El efecto suelo fue prohibido.  Murray y su talento emigraron a McLaren, no todo fue del todo mal.

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en competición y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a I want to break free (Brabham BT46B “Fan car”)

  1. Pingback: Un volante para Digit (Vittorio Brambilla “Gorilla di Monza, Mago della pioggia”) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  2. Parece la turbina de un reactor.

  3. kalin1º dijo:

    …faltó mencionar a Brambilla, salu2cv y féliz R-14…

    • El gorila de Monza tendrá cabida en el blog, of course! Pocos R14 fueron felices, un vecino no pudo hacer más de 10.000km en doce años, y la mayoría fueron yendo al taller. De todas formas… Felices meses de este r14 😉

  4. Il fût un temps où la F1 était faites de machines pensées par des hommes … Cette Brabham est superbe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s