L’uomo che po ‘un cane (Issotta-Fraschini 8C Monterosa)


En un país tan automovilístico como Italia donde el rosso lo invade casi todo (con el permiso de los Lancia amartinados) hay que rebuscar en su prolífica historia para encontrar su marca de super-lujo.  Los Ingleses tenían a Rolls-Royce, los franceses a Bugatti, los americanitos a Duesemberg (e incluso Cadillac), los belgas a Minerva, y los españoles Hispano-Suiza.  En el país de la bota, y en casi todo el mundo, la que mandaba era Issotta-Fraschini.  Adelantos tales como los frenos a las cuatro ruedas, que posteriormente imitarían todas las marcas, o  el primer 8 cilindros de la historia calaron hondo en Hollywood, los “I-F” estaban de moda.  Pero no todo tiene final feliz y el malefico Crash estadounidense da al traste con las aspiraciones automotrices de la empresa, acabaría como tantas fabricando motores para aviones,trenes y otras cosas abortando Il Duce un intento de compra de Ford.  Después de la Segunda Guerra se intenta resucitar los excelsos automóviles.  Trabajando casi en secreto en Issotta pretenden resurgir de la mano de un modelo rompedor, revolucionario y sobre todo lujosísimo.  Lo paradigmático fue que se inspirasen en el más revolucionario auto de por aquellos entonces:  El Tatra.  El novisimo Issotta-Fraschini 8C Monterosa tenía un conocido motor renovado de 8 cilindros por detrás del eje trasero lo que le daba espacio de sobras para que viajasen cómodamente 6 personas en sus dos filas de asientos.  A dia de hoy sabemos de sobra que ese no era el futuro soñado.  Se proyectaron varias carrocerías (berlina, coupé, cabrio, limusina…) pero solo se tiene constancia de que se fabricasen no más de seis. Algunas unidades se sospecha que fueron variaciones de una misma así que no se cree que existiesen más de 4 (ó 3).  El cabriolet carrozado por Zagato fue verdaderamente atractivo.  La obsesión por el lujo y la perfección mecánica no era gratis, en EE.UU. costaba el doble que el más caro de los Cadillac (todos sus teóricos rivales no habían pasado de igual manera la 2ª Guerra), en Francia los autos importados eran fuertísimamente gravados e Italia estaba para otros menesteres.  Sea como fuere la nueva Issotta-Fraschini de la mano de su Monterosa quedó olvidada mientras seguía fabricando motores diesel para barcos y otras cosas más rentables.

A día de hoy pueden comprar colonias corbatas o un motor para su yate Issotta-Fraschini…

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en berlina de lujo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a L’uomo che po ‘un cane (Issotta-Fraschini 8C Monterosa)

  1. Pingback: Tan original como su copia (Skoda 110R) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s