A destiempo. (Chevrolet Series D)


Hubo un tiempo en que las Tres grandes de Detroit no existían.  A mediados de los años 10 la gran cantidad de marcas y de opciones dentro del mercado automovilístico yankiee daba pie a una inmensa oferta.  El coche empezaba a forjarse como objeto de consumo y un objetivo más dentro del sueño americano.  El omnipresente Ford T batía año tras año sus propias plusmarcas de ventas y las demás marcas lo vían con cierto escepticismo.  La separación de la pasión (mecanicos o pilotos que ansian fabricar/vender modelos propios) del negocio se iba haciendo patente.  El Ford T no eera ni mucho menos el mejor coche que se podía comprar por aquel entonces, tampoco era el más barato ni el viejo Henry Ford era un mecánico reputado, simplemente era un buen negocio tanto para venderlo como para comprarlo.  Estaba claro que la marca del óvalo azul marchaba unos años por delante de su competencia.  La Chevrolet Motor Car co. era tan famosa por la reputación como piloto de su dueño-accionista como por fabricar coches robustos y fiables.  El bueno de Louis Chevrolet creyó que ante las imparables ventas del Ford “Thin Lizzie” su empresa debía abrir frente en la parte alta del mercado ya que con la baja no tenía nada que hacer.  En 1917 se presentó la nueva serie D, el primer Chevrolet con motor V8.  Chevy ya fabricaba utilitarios a su manera de 6 cilindros ( Ford solo 4) y creyeron que acercándose en número de cilindros a las marcas más prestigiosas y ofertandolo a un precio más accesible ganarían cuota de mercado y más dinero por coche.  El V8 cubicaba 288 pulgadas cúbicas y tenía un rendimiento próximo a los 40cv.  A poca gente le interesó dicho auto.  El nivel de prestaciones y suavidad que se le presuponen a un V8 quedaban ensombrecidos por un precio demasiado alto, más incluso que un Buick equivalente.  Realmente quien quisiera tener un V8 o un gran coche recurría a cualquiera de las muchas marcas de prestigio y quien quisiera optara por un utilitario barato y fiable volvía sus ojos a Ford. Nadie quiere parecer el más rico de los pobres.  W. Crapo Durant, accionista tambien de Chevrolet, gestaba en la sombra su idea de coche popular con los motores Little (!), empresa que había adquirido.  Louis Chevrolet se opuso a fabricar utilitarios y fue invitado a marcharse de la sociedad.  Cuarenta años más tarde, con la marca de la pajarita ya inmersa en General Motors, la conversión del coche en objeto de consumo estaba consolidada.  Chevrolet, el mayor fabricante mundial, volvía a fabricar un V8 eso si para sus reputados autos de gama baja.  Los mejores años estaban llegando.

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en berlina grande y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a A destiempo. (Chevrolet Series D)

  1. sol perez dijo:

    Los coches antiguos son sin duda mi mayor debilidad, Un saludo

  2. ami6total dijo:

    Las genialidades se pagan, y ser genio en un alto porcentaje supone no ser entendido..

  3. Elle est assez jolie, j’aime bien!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s