Oyster Martini (Monteverdi Sierra)


Peter Monteverdi había heredado un próspero negocio de importación a Suiza de Ferrari, BMW, Lancia pero eso no bastaba para satisfacer su ego.  Después de una tímida intentona bajo las siglas MBM se lanza de lleno a la fabricación de automóviles propios .  Ya casi en los ’70 nace la Monteverdi en Binningen (Suiza) como marca de vehiculos de lujo. Bajo la batuta de Frua nace su High Speed 375S demasiado parecido a los AC 428 y Maserati Mistral (diseñados también por Frua).  El trillizo suizo montaba un enorme motor Chrysler que le otorgaba las prestaciones suficientes como para equipararse a los Ferrari, Maserati, Corvette y demás.  El señor Monteverdi nunca fue un hombre de carácter fácil así que su relación con Frua pasó a la historia en poco más de un año, iniciando posteriormente una relación con la más pequeña y sugestionable Carrozeria Fissore.  La nueva Monteverdi también cubrío la demanda de todoterrenos de lujo con una versión optimizada del rústico International-Harverster.  Estaba claro que lo yankie todavía gozaba de una interesante reputación a este lado del Atlántico y convenientemente maquillado podía venderse razonablemente bien. Bien entrados los 70 el 4X4 supuso el espaldarazo definitivo, teniendo al fin ventas anuales de 3 cifras, sobrepasando incluso la 3ª centena, llenando de optimismo a la joven fábrica helvética.  Los ejecutivos europeos querían conducir coches más atractivos y exclusivos que las cuadradotas berlina alemanas que ya copaban el mercado del lujo en la automoción.  Lo cierto es que las berlinas medias de BMW y Mercedes estaban terriblemete solas ya que ni los CX, ni los 604, ni los Alfa 6 ni nada de aquellos años podía hacerles sombra.  En Monteverdi creyeron hallar la solución.  Aprovechando las buenas relaciones con la Chrysler (fiel motorista) se las ingeniaron para fabricar una versión europeizada del novísimo Plymouth Volaré, nacía el Monteverdi Sierra.  La idea, en principio, era excelente.  Se tomaba como base un modelo de gran producción y ciertamente asequible con un motor V8 suficientemente potente que convenientemente europeizado y maquillado lujosamente al extrapolarlo al viejo continente podía competir con las mejores creaciones alemanas.  Al plebleyo Plymouth se le dotó de una suspensión bastante mejorada y de un interior forrado en cuero y telas nobles, también se le equipó de forma generosa.  Por desgracia también se le cambiaron sus americanos faros por unos mucho más europeos pilotos traseros de Renault 12 y unos delanteros originarios del Fiat 125 (¡!) que le daban un parecido pernicioso al Fiat 130 y le restaban presencia y glamour.  Al igual que  su homologo americano, el Sierra tenía una tendencia clara a la oxidación y una retahíla inabarcable de fallos en el motor (encendido, bomba de combustible…) además de un carburador problemático que no permitía circular sin estárter y que nunca se pudo fiabilizar.  Para redondear, rentabilizar,el producto se sacaron de la manga una versión descapotable que nunca consiguió el cometido de dar prestigio a la anodina berlina.  Monteverdi marchó a la deriva, como casi todas las pequeñas marcas de los ’60/’70, hasta su desaparición.  Chrysler perfiló una mala fama que fue refrendada por los infumables K-Series.  Los setenta nunca deberían volver.

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en berlina de lujo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Oyster Martini (Monteverdi Sierra)

  1. Buenrolls dijo:

    El logotipo trasero es simplón como él solo. Parece hecho con una regla de letras de molde que tuve cuando iba al colegio. Tiene un aire de “quiero y no puedo” que le hace mucho daño.

    • Completamente de acuerdo. Aunque lo de los pilotos traseros creo que le perjudica aún más. En los setenta se puso de moda que los logotipos pareciesen el hierro de una ganadería (de tomaso, entre otros). Otra moda inconsistente,

  2. kurtzos dijo:

    Hola! yo este le conozco por los autocatálogos de la época. Me recordaba a un Granada pero con las proporciones de los faros mal conseguidas… lo que no alcanzo a comprender es que debajo tenga un Plymouth volare.¿Seguro?

  3. De grosses Opel (Ach!!!)

    Quand j’étais ado, on entrouvait dans les jeux de cartes automobiles 😉 ; j’aimais bien les Monteverdi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s