Epílogo.(Panther Solo)


Aunque a día de hoy no lo parezca, los ingleses supieron ser la referencia automovilística mundial.  El hecho de tener un sinfín de marcas y modelos propició que su industria auxiliar fuese, y siga siendo referencia.  A finales de los ochenta las viejas glorias inglesas ya habian desaparecido y los coches de las Islas eran sinónimo de problemas y desajustes.  Pero donde hubo fuego quedan ascuas y la iconoclasta y minoritaria Panther decide crear a modo de testamento un coche de ensueño.  Panther nunca se conformó con hacer coches “normales”..  La marca felina venía fabricando con mayor o menor fortuna réplicas de modelos clásicos, coches pretenciosamente lujosos y extravagancias de seis ruedas como los celebérrimos Six.  Últimamente los jeques árabes y demás multimillonarios no compraban sus excesivamente peculiares autos y la venta total a una empresa surcoreana era inminente.  En esa tesitura nacía el Panther Solo, la constatación que los ingleses realmente saben hacer coches.  Carrocería biplaza (con posibilidad de ser 2+2), motor central, equipamiento generoso y una linea de ensueño eran las cartas de presentación.  Para paliar la presumible falta de fiabilidad (inherente a todo coche inglés) en Panther se fían de la planta motriz del Ford Fiesta XR2 que cumple con creces.  Todo parecía perfecto.  Por aquellas fechas la todopoderosa Toyota en su afán de contentar a todo el mundo y de paso desbancar a GM en número de ventas (cosa que logró bastante más tarde) presentó el Toyota MR2 que prácticamente calcaba al modelo inglés.  Los conductores británicos, valedores de los pequeños roadster, encontraron en el pequeño Toyota la respuesta a sus anhelos.  En Panther reaccionaron como solo una marca inglesa podía reaccionar:  ¡huyendo hacía delante!  Ni cortos ni perezosos montaron el motor del Sierra RS (¡¡204cv!!) y una complicada transmisión integral ¡¡¡por cadenas!!! que tendía a destruirse cuando se abusaba del acelerador. Como la respuesta del turbo les parecía muy acusada, los ingenieros de Panther dotaron al Solo 2 de un doble turbo y montaron también los frenos del Escort delante y del Scorpio en el eje trasero.  No se sabe a ciencia cierta cuantos Solo se fabricaron (nunca más de 25) ni cuantos sobreviven, una unidad de pruebas  fue víctima de un severo accidente a manos de un periodista.  A pesar de ser una grandiosa idea (los Mr2 se vendieron a mansalva) los fallos de desarrollo acabaron con él.  Sirva como epílogo de la industria automovilística británica.  Descansen en paz.

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en Deportivo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Epílogo.(Panther Solo)

  1. Qué tiempos aquellos en los que la industria inglesa era sinónimo de calidad, lujo y distinción. La poca fiabilidad terminó por hundirla.

  2. Pingback: Exabrupto (Panther Six) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  3. Toyota MR replica – but most uggly than the Toyota (a cute one!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s