Tiro al aire. (Lancia Megagamma)


Cuando FIAT se hace con el control de Lancia se encuentra un verdadero desaguisado.  Los Beta y Gamma son un auténtico desastre, no tanto por ser malos coches sino por estar deficitariamente construidos.  La competición, sin la cual no se entiende a la Lancia de finales de los ochenta, era un auténtico agujero negro, el dinero se marchaba y no volvía.  Para completar y dinamizar a la controvertida familia Gamma, el coche grande y lujoso de la marca, en Turín se les ocurre una idea novedosa.  Lo de fabricar un vehiculo espacioso, versátil y apto para familias numerosas, tanto de miembros como de equipaje, era una reivindicación de muchas marcas populares.  En Lancia creyeron que un versión más o menos tapizada de un furgón de reparto no era suficiente, así que crearon un coche, un autentico coche, bajo esas premisas.  En 1978 veia la luz en el Salón de Turín el revolucionario Lancia Megagamma, el “monovolumen” moderno.  Con una carroceria alta,  espaciosa, y suficientemente compacta, un potente motor y un interior lujoso  el nuevo Lancia era una alternativa a cualquier berlina grande del mercado.  Giugiario, padre del diseño, huyó de las formas comerciales y la dotó de una aerodinámica sobresaliente a pesar de predominar las líneas rectas.  En interior conjugaba el espacio asimilado (su mayor altura le otorgaba sensación de amplitud) con el espacio real (más voluminoso que una berlina convencional) y el futurismo pre-ochentero digital.  Tenía todo para triunfar.  Las ideas que en Fiat tenian para Lancia eran otras.  Lo de coches prácticos y familiares se reservaba para marcas más populares.  A la marca de la bandera y la flecha se le reservó el rango de distinción y exclusividad y un modelo así era todo lo contrario. Así que el Megagamma no pasó de fase embrionaria.  Al poco tiempo lo muy acertado del diseño del desafortunado Lancia se constató al ver la luz las Plymouth/Chrysler Voyager, la Renault Espace, la Nissan Prairie claramente inspiradas en él… y sobre todo al constatar que el FIAT Uno era una especie de mini-Megagamma.  Y es que FIAT sacó el suficiente provecho (expolio) a las soluciones del Megagamma (crecer hacia arriba, no hacia atrás) y de la propia Lancia.  Al cabo de los añosla otrora gran marca italiana Lancia, agónica y famélica, fabricó monovolumenes copiados a la competencia.

  Cuenta la leyenda que mientras los técnicos de Lancia diseñaban junto a Citroën el Lancia Gamma “echaron un ojo” a un proyecto que estaba materializando Matra para la marca del Doble Chevron.  Peugeot canceló ese proyecto y Matra se lo ofreció a Renault…

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en Monovolumen y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Tiro al aire. (Lancia Megagamma)

  1. Pingback: AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  2. Pingback: Con la ortodoxia desaparecida (Renault 900) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  3. Pingback: Solo ideas geniales (Matra-Simca Rancho) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  4. ami6total dijo:

    Esto no deja de ser una copia del proyecto citroen de monovolumen con posicion del conductor en el centro, por lo tanto Lancia como Renault bebierón del diseño Citroen que durante más de 20 años fue distribuido por diferentes modelos curiosamente ninguno Citroen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s