Azucar moreno. (VW-Karmann-Ghia Type 34 “The European Ghia”,”Der Große Karmann”,”Razor’s Edge Ghia”)


Ya en los años 50 la fábrica de Wolfsburgo no podía satisfacer la demanda de Escarabajos. El “Wagen” ya era un mito de robustez y durabilidad. Tal vez por eso confiaron en las ideas de Willehm Karmann, y en su capacidad fabril, para fabricar una interesantisima versión coupé. La linea del original Type 14 diseñado por Ghia era arrebatadoramente seductora (se dice que Boano, responsable de diseño se copió de un trabajo de Virgil Exner para la Chrysler). Lo malo fue que no se modificó la planta motriz (ni la arcaica disposición del motor) y el bonito coche corria y aceleraba con la misma parsimonia que un KdF, no era cuestión de hacerle sombra a Porsche. Aún así fue un notable éxito. Era obvio que debía crecer. Aprovechando la cuyuntura del nacimiento del VW 1500 Type-3, Karmann decide poner toda la carne en el asador. Nace el Volkswagen-Karmann-Ghia Type 34. Si el T-14 pecaba de blando y edulcorado (el “Porsche de las secretarias”) el nuevo coupé germano tenía una estética más cuadrada y cejuda y un motor más potente (que seguia colgado del eje trasero) y un equipamiento más completo. Era claramente más pretencioso. Fue durante su corta vida el Volkswagen más caro siendo tan costoso (opciones incluidas) como un 356. “El gran Karmann” no se vendía como los otros VW. Tal vez el motor no era lo sufientemente nervioso como los de sus rivales italianos ni se asomaba a los niveles de potencia yankies. Su linea masculinizada y la negativa a fabricar una versión cabrio le alejaba del coquetismo british de los omnipresentes roadsters y coupes británicos. Otra de las condenas del pobre type-34 fue la de no comercializarlo en EE.UU., principal mercado del Karmann-Ghia original pero si en ¡¡Canadá!! Aun así llegaron muchos por importaciones paralelas y fue conocido como el “Ghia europeo” (a día de hoy es en EE.UU. donde se conservan más). Con el tiempo en VW se dieron cuenta de que fabricar coches pretendidamente lujosos no era su cometido y se centraron en la tracción delantera. Los incomprendidos Karmann-Ghia type-34 y Phaeton son victimas de esa ambición desmedida, para VW lujosos ya están los Audi y eso tiene un (más) precio.

Los ingleses, tan graciosos ellos, le llamaban “el filo de la navaja de afeitar-ghia” por aquel entonces podían reirse y mirar por encima del hombro a VW.  Tal vez eso de la fiabilidad era una inversión de futuro…

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en Deportivo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s