El germen. (Riley Pathfinder “Ditchfinder”)


Hubo un tiempo en que en las islas británicas se les daba bien eso de construir coches.  A finales de los cincuenta las grandes y pequeñas marcas, incluso las filiales de la grandes corporaciones, gozaban de una independencia de la que hacían gala.  Por desgracia las particularidades propias de cada marca provocan un  cierto inmovilismo (mal entendido como tradición) que repercute en una tibia crisis, a la postre eterna, comienzan las fusiones. La mítica Riley, una de las marcas que la Nuffield Organisation aporta a la British Motor Corporation, saca a escena su nuevo full-size Saloon.  El Riley Pathfinder nace en medio de una nueva familia. La reestructuración de las muchas marcas de la nueva Corporation colocaba a Riley entre los pretendidamente lujosos Wolseley y los deportivos MG.  Para laberintizar un poco más las cosas el nuevo Riley estaba dirigido al mismo público que sus nuevos hermanos MG ZB y Wolseley 6/90 autos tremendamente parecidos entre si.  El Pathfinder se diferenciaba por una calandra especifica (estigma de los nuevos modelos), un eje trasero también especifico y el eterno motor Riley de cuatro cilindros y doble árbol de levas “big four” que lo hacía especialmente rápido.  Si el llevar un motor de los años 20 o varios kilos de más de cromo no fuesen suficientes hechos diferenciadores los conductores del nuevo Riley manejaban el cambio de marchas con su mano derecha, habitual en la Europa continental pero no tanto en las islas británicas.  Su particular suspensión trasera provocaba un acusado subviraje (siendo tracción trasera) que lo hacía visitar las cunetas del carril contrario por lo que rápidamente se ganó el apodo del “buscador de zanjas”.  Como era de esperar no fue un  éxito de ventas máxime cuando sus hermanos adoptivos si lo fueron siendo el 6/90 el coche de policía inglés arquetípico de la época.  En un derroche de sentido  común los nuevos Riley de gama alta fueron estandarizandose con piezas del nuevo mecano BMC dándose la triste circunstancia que los sucesores del Pathfinder eran más anticuados, si cabe, obviando la molesta suspensión trasera y colocando el selector de la caja de cambios en una posición más ortodoxa pero manteniendo la molesta calandra.  Los siguientes Riley fueron modelos ajenos (los diferentes ADO) con ridiculas calandras que todavía empequeñecían más sus virtudes.  Para modelos deportivos y lujosos ya estaban Triumph, MG, Rover…  Gerald Palmer, diseñador jefe por aquel entonces, fue sustituido por un tal Alec Issigonis y en la BMC creyeron por un momento que lo peor había pasado. 

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en berlina de lujo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El germen. (Riley Pathfinder “Ditchfinder”)

  1. Pingback: En Laponia hace frio (Panther Rio) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s