Pecio sin tasas (Bugatti type 22 ‘Brescia’ “Lady of the lake”)


Georges Pavia, tal vez un gentelman-driver de Nancy, Francia, adquirió un flamante Bugatti type 22 (modelo posteriormente conocido como “Brescia”) para participar en competición.  Durante unos años lo usó plácidamente e incluso le cambia su deportiva carroceria, tal vez debido a su inteso uso.  Se cree que allá por 1933 le vende el Bugatti a un tal Marco Schmuklerski, arquitecto de profesión residente en Ascona, a orillas del idílico lago Maggiore (Suiza).  Sea como fuere el auto entra en Suiza sin pagar ni tasas de aduana ni impuesto alguno.  Schmuklerski se desentiende de las cargas impositivas del auto que a medida que pasan los años van creciendo.  Tanto debe el arquitecto de origen polaco que lo reclamado por el fisco suizo excede del valor total del coche.  Todo un Bugatti se queda abandonado a su suerte en un barracón de una de las obras para las que trabajaba Schmuklerski.  La constructora, por miedo a que le reclamasen la deuda dejó el coche desfrenado y en dirección al lago.  El Brescia se perdía para siempre en el fondo del lago.  Tal vez la mayoria de los lagos tengan la leyenda de un monstruo, el Maggioria tenía la leyenda del Bugatti.  Nadie sebía a ciencia cierta si realmente estaba allí anegado o si alguien se lo había agenciado.  31 años después fue encontrado en plena descomposición y se convirtió en una atracción más de la zona.  cuando uno de los miembros del club de submarismo de la zona murió a manos de una banda de delicuentes locales le decidió sacarlo y subastarlo al mejor postor y donar el dinero a una fundación creada en honor del fallecido.  Bajo una gran espectación, 75 años después, la Dama del lago volvía a ver la luz.  Fue interesante comprobar como la relojeria permanecía casi intacta y todavía quedavan restos de pintura azul de guerra.  Bohnams lo subastó y se lacanzó la muy respetable cifra de 220.000€.  No se podía restaurar ni aprovechar ninguna pieza como donante, pero un Bugatti deshecho y achatarrado sigue siendo un Bugatti, y eso es mucho.

 

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en Deportivo, Descapotable y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pecio sin tasas (Bugatti type 22 ‘Brescia’ “Lady of the lake”)

  1. Pingback: Siete sin suerte. (Emelba Siete) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s