Alguien tenía que ser el último (Citroën BX TC4)


Aunque hoy en día son admirables salvajadas, hubo un tiempo en tener un grupo B en catálogo era un operación de prestigio.  Las marcas se daban tortas por tener lo mejor, lo mejor de lo mejor.  Hubo grupos B míticos, místicos pero también los hubo que ni siquiera corrieron alguna carrera (Ferrari 288 GTO) o que corrieron pocas y mal (Porsche 959) y hoy en día se les considera poco menos que obras de arte.  Hay una excepción.  En 1986 y por emperro de Guy Verrier veía la luz el Citroën BX TC4.  A diferencia de los gallitos de la categoria el pobre Verrier tenia un presupuesto limitado así que se ideó todo un Gr B con retales.  Sobre el chasis de la tranquila berlina (reforzado con una estructura tubular) se instaló el motor del Peugeot 505 turbo (sin la novedosa culata de 16 válvulas), se le adaptó la caja de cambio del SM, y el eje trasero de origen Peugeot.  Se conservó, sin embargo la  suspensión hidroneumática convenientemente optimizada. , también se instaló una sencilla transmisión a las 4 ruedas. Las peculiaridades/dificultades no tardaron en llegar.  El motor hubo de ubicarse longitudinalmente (no había otra forma de ponerlo) alargando molestamente el voladizo delantero e hinchando el capó.  desarrollado en un tiempo récord estuvo a punto para el rallie Acrópolis.  Cuenta la leyenda que los mecánicos de Citroën engañaron a los comisarios de la FIA rematriculando el mismo día los únicos 100 coches construidos (hacian falta 200 para homologarlo)   En un tiempo en que los coches de carreras (y no solo el RedBull de Webber) tendían a romperse por menos de nada la elección para el debut fue muy controvertida.  Abandonó al poco de iniciarse el rallie, la suspensión hidroneumática y las piedras griegas no hicieron buenas migas.  Solo corrió 15 carreras (3 del mundial) y abandonó en 13.  La versión de calle tampoco fue especialmente querida.  La extinción del grupo B al año  siguiente a algunos les fue bien.

Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en competición y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Alguien tenía que ser el último (Citroën BX TC4)

  1. J.M.Shipley. dijo:

    Me llena de satisfacción.encontrar adeptos al citroen Bx.1.6.TRS.dispongo de un Bx,año 1987.unque no he tenido grandes problemas en su mecánica
    En la república Argentina,no disponemos de especialista para los Bx.Cordoba.Capital.salides.

    • Enhorabuena por tu coche. Los hidroneumáticos populares tienen muy mala vejez. Al mantenimiento “normal” común a cualquier coche hay que sumarle el del sistema hidroneumático, donde cualquier avería puede superar el valor del coche. En la familia ha habido varios “sube y baja”, excelentes coches. Eso si Citroën se dio cuenta tarde que no eran idóneos para rallies.

  2. Oscar dijo:

    Nunca fue santo de mi devoción pero… quién me diera tener uno hoy en día.

  3. Pingback: Necesidades básicas (Dacia 1310 SPORT, 1410 Turbo) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

  4. kalin1º dijo:

    …éste tenía su propia categoría: Grupo BX…

  5. Pingback: Vae victis! (Lancia Beta Montecarlo/Scorpion) | AUTOMÓVILES FUERA DE LO COMÚN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s