El pequeño desdén. (Lighburn Zeta)


En Australia no se caracterizan por crear coches.  El Lighburn Zeta es un claro ejemplo de ello. A medio camino entre un microcoche y un mini coche tenia detalles exasperantes.  El motorcito de tres cilindros estaba diseñado para un ¡¡carro para invalidos!! y la caja de cambios era de una moto (disposición secuencial incluida). La marcha atras no existia, había que parar el motor y arrancarlo "al reves" gracias al sistema electramatic.  El indicador del nivel de gasolina era como el de un tonel de vino.  Un tubito conectado al deposito de combustible recorria el salpicadero (no hay constancia de que ninguno saliese ardiendo).  Por desgracia para tan ingenioso coche el Morris Mini (a su lado muchisimo más cohe) apareció casi a la vez y solo costaba 60 libras más.  Contando las versiones sedán, comercial y deportivo/descapotable  (el zeta sports) solo se construyeron 363 unidades que fueron muy dificiles de vender.
 
Anuncios

Acerca de Sergio Mercado

Lo reconozco ¡Me encantan los coches! Pero no solo aquellos que forman parte del imaginario popular por sus logros y parabienes. Me gustan TODOS los coches y en especial los que llevan una bonita historia cuestas.
Esta entrada fue publicada en Utilitario. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s